Mi semana 3

A ver…
iba a contar como había sido mi semana pero ha pasado una cosa y la verdad es que no he sabido retomarlo.

Lo siento mucho si esta semana no estoy a la altura de los videblogs. Gracias a todos los que seguís cada semana mis aventuras. Sois mis favoritos. Los otros también son mis favoritos, a ver. Aquí nadie es menos favorito que nadie. Pero hay que entender que si me sigues cada semana, mi cariño hacía ti pues es un poco más grande, claro. A lo mejor debería borrar toda esta mierda y limitarme a poner “mi semana” pero es que no sé si en los videoblogs se puede volver atrás para arreglar las cosas o no. Vaya puto caos, joder.

Gracias, gracias, gracias

Video de agradecimiento por la acogida de mi videoblog. Basicamente es eso así que si has leido la descripción puedes ahorrarte lo de ver el video. En serio. No pierdas tiempo. No vale la pena. Sólo digo gracias y relleno un poco para que no se quede en 3 segundos. Es mejor que si tienes cosas que hacer las ganas. Gracias por leerme.

¿Quién coño ha muerto?

¿?
“Frases bonitas para muertos que no te importan mucho”
Estoy pensando en montar una empresa que se dedique a eso.
No insinúo que cuando muere alguien y todo el mundo corre a twitter a escribir algo precioso y limitado a 140 caracteres, (alguno menos porque hay que incluir una foto del fallecido), no lo haga con el corazón.
Por supuesto que lo hacen.
Estoy seguro de que hay gente queda devastada por la muerte de gente que no conoce.
No hay más leer algunas frases:
“Hoy está triste incluso el cielo”
“Por fin hay una estrella de verdad iluminando el firmamento
Cosas preciosas que supongo les supondrán un problema cuando muera alguien cercano.
Quiero decir:
Si cuando muere una persona a la que admiras porque la has visto desde pequeñito (él a ti no) en la tele y te pones tan triste que crees que hasta el cielo lo está… cuando muera un familiar o amigo tienes que subir esa apuesta.
No puedes limitarte a un:
Qué pena lo de la mama, ¿verdad?”
Cualquiera que lo escuche se acercará y te dirá:
“¿Eso es todo lo que vas a decir Cuando murió el tío que salía en Harry Potter, dijiste que hacia más frío porque incluso el sol había tenido que apagarse un poco y ahora que ha muerto tu madre solo dices: Qué pena lo de mama”? Eres un hijo de mierda”
Pero igual que creo que hay gente que queda devastada por esas perdidas de personas que han visto durante años (esas personas a ellos no), también creo que hay gente que dice cosas sobre esa muerte solo por integrarse.
Por quedar bien.
Para que parezca que también están tristes y se han quedado en shock.
Y esa gente está desprotegida.
Corren riesgos.
Pueden que buscando en internet algo que les de una pista sobre la persona que ha muerto para poder poner una frase que haga que parezca que realmente sabían quien era , metan un dato equivocado y queden como idiotas.
Se han dado casos.
Por eso estoy pensando en crear una empresa que reduzca esos riesgos.
Una empresa que se dedique a integrarte con los demás cuando muera alguien que no tienes ni puta idea de quién era pero parece ser alguien porque todo el mundo lo está comentando.
Montaré una empresa para esa gente en esos momentos.
La llamaré:
“¿Quién coño ha muerto?”
En la home estará la cara del muerto más conocido del día con una pequeña biografía contrastada.
(Ahora trabajo con científicos así que llevo muy a rajatabla lo de contrastar.)
A su lado habrá otras personas que hayan muerto pero que van a tener menos repercusión.
Sin embargo a lo mejor te apetece quedar de puta madre con un grupito más pequeño y puedes escoger a otra de las personas que haya muerto para decir:
“No solo ha muerto fulanito. Os recuerdo que también ha muerto el gran Menganito #igualdadenlamuerte”
Y quedarás de puta madre.
La home principal de la web será eso.
Un surtido de personajes que han muerto pero con un destacado del más potente.
Al clicar sobre ellos entrarás en una ficha donde estarán sus mejores frases, papeles, libros, actuaciones, pinturas, canciones… lo que sea.
Así puedes escoger la que más te guste sin tener que rebuscar en internet.
Además la gente podrá votar y sabrás que cosas eran mejores gracias al sistema de puntuación.
Y cuando hayas elegido la persona y su momento especial para ti, te aparecerán una serie de frases bonitas para que no tengas que pensarlas.
En la versión gratuita serán un poco más flojas.
Habrá versión gratuita y versión de pago.
La de pago será la polla.
En la de pago, quedarán registradas las frases que ya has usado para que no la cagues diciendo lo mismo, si hay vídeo de la persona será en HD, podrás escoger entre fotomontajes, podrás dar el pésame más bonito del mundo con un solo clic…
La versión pago será acojonante.
Te aseguraremos los 140 caracteres más jodidamente bonitos que se le pueden dedicar a esa persona que no tienes ni puta idea de quién es pero que como ha muerto quieres decir algo bonito para integrarte.
La estoy montando.
Cuando la tenga os aviso.
De momento, si muere alguien pero no sabéis quién era, seguid haciendo lo que sea que hagáis hasta ahora.
Adiós.

EL DOS HOSTIAS

En los gobiernos falta una figura que creo podría arreglar algunas cosillas.

Como no existe me he tomado la libertad de ponerle yo el nombre, pero cualquier otra propuesta será bienvenida.

A esta figura la he llamado:

“El dos hostias”

Será una figura puesta por el pueblo.

“El dos hostias” no pertenece a ningún partido.

Es más… la política se la pela.

Ni siquiera necesita saber nada de política.

“El dos hostias” no tendrá ni voz ni voto.

No podrá opinar sobre ninguna decisión que tome el presidente porque el presidente del país será alguien escogido por el pueblo así que “El dos hostias” no se meterá en ninguna de las decisiones que tome el presidente.

No juzgará si los impuestos suben, bajan, si hay mucho o poco paro, si los recortes son demasiado…

Nada de eso es asunto suyo.

“El dos hostias” solo tiene una misión.

Una misión muy sencilla.

Si en algún momento, el presidente de un país sugiere que la única solución es ir a la guerra y matar, le dará dos hostias en la puta garganta sin mediar palabra.

Y mientras el presidente aún está retorciéndose en el suelo intentando coger algo de aire por el pequeño hueco que ha quedado en su inflamada traquea, será sustituido por otro.

Es un sistema muy rudimentario y sé que la violencia no es la solución pero creo que si dos puñetazos en la puta garganta van a salvar miles de vidas y sirven para que el siguiente presidente se lo piense un par de veces antes de sugerir salir a matar vale la pena probarlo.

No entiendo nada de política.

Nada.

Pero entiendo de egos.

Y alguien que se cree capaz de gobernar un país tiene que tener un ego del tamaño de un templo Maya.

Nadie puede subirse a un estrado y decir:

“Desde mi humildad os digo que puedo arreglar todos los problemas de este país”

Y su ego, si consigue poder, será alimentado y crecerá hasta convertirse en el muñeco blanco de cazafantasmas.

Ese muñeco no es muy distinto de la gente con poder.

Sale a la calle a pisotear personas y destrozarlo todo con una sonrisa de oreja a oreja.

Así que mi principal problema con la política es que no puedo confiar en alguien que se cree capaz de gobernar un país sea del partido que sea.

En mi mundo, el presidente de un país debería ser alguien al que le da mucho miedo serlo pero como todos saben que es el mejor para el puesto deciden que sea él y le echan un cable.

Pero como eso no puede ser por muchos motivos, creo que habría que intentar que la persona que gobierna, al menos no pueda jodernos la vida para siempre.

Hay diferencias que pueden tardar siglos en solucionarse, especialmente cuando nadie quiere escuchar, pero sospecho que si eliminamos la parte en la que nos matamos para agilizar el proceso, la negociación será más llevadera.

Pero repito:

“El dos hostias” solo podrá golpear en la garganta cuando la propuesta sea salir a matar.

Pero hasta que “El dos hostias” exista hay que seguir luchando desde Twitter.

Por cierto:

Deberíamos dejar de decir que estamos superjodidos con todo lo que está pasando en el mundo porque creo que no estamos tan mal.

Al menos ahora mismo.

Acabo de entrar en Twitter y aquí va la lista de los temas que son TT a las 09:03 del martes 5 de Agosto de 2014:

No parece la lista de un país muy indignado con nada así que nos podemos relajar.

TWITTER

No me vas a convencer de que eres la polla por más que retuitees cada puto piropo que te hacen.

¿Te imaginas que Al Pacino retuiteara cada vez que alguien dice que “El padrino” es la hostia?

¿A que te caería mal?

¿A que llegaría un momento que dirías: “Hostia, Al Pacino! Que pesado eres cabrón. Ya sabemos que estás super bien en el padrino. Para de retuitearlo. ¿Otro retuit? ¡Unfollow!”?

Al Pacino ni siquiera tiene tuiter.

No tiene la presión de “¿habré ganado followers o los habré perdido?”

Al Pacino no se levanta por la mañana en plan:

“A ver si consigo ser TT con #AlPacinoforpresident”

No.

Al Pacino se levanta por la mañana y se hace un café que se toma leyendo algo.

Y si la taquilla de su última película ha sido espectacular no corre a ponerlo en twitter.

“Mi peli lo ha petado!! Gracias a todos!”

Es Al Pacino.

No necesita convencer a nadie de que es bueno.

Aunque sus últimas películas digan lo contrario en algunos momentos.

Que por cierto:

También lo sabe.

Si Al Pacino tuviese twitter no necesitaría que un desconocido con la foto de perfil de un gato con una metralleta le dijese:

“Tu última peli es puta mierda”

Ya lo sabe.

No entiendo a la gente que aprovecha twitter para insultar.

Todos los tuits con insulto deberían llevar por ley la ubicación desde donde se ha escrito para que el insultado pudiese ir a romperte la cara.

Una aplicación nueva que detecta que si hay un insulto en tu tuit, sin que tú puedas evitarlo ponga tu ubicación exacta en el tuit.

Ya veríamos cuantos valientes quedan.

Me fascina esa gente que se pone un nombre falso, una foto falsa y aprovechan para insultar.

“Soy tan valiente que me he disfrazado para decirte lo que pienso de ti”

Tampoco entiendo que te piques.

Si alguien te insulta bloquéale y a tomar por el culo.

“Es que luego se hacen otra cuenta y siguen insultando”

Pues le bloqueas otra vez.

¿quién crees que se cansará antes?

¿El que solo tiene que clicar un botón o el que tiene que crearse una dirección de correo nueva, otro perfil en twitter e insultarte una vez?

Se rendirá.

Y si no se rinde, mejor.

Al menos sabes que es una persona que está encerrada en casa y no en la calle estropeando el planeta.

No quiero que parezca que no me gusta twitter.

Me gusta.

Mucho.

Todo lo que me pueda gustar algo que no tiene sentimientos, claro.

Pero me gusta.

Es solo que creo que hay cosas que deberían moderarse.

Puede que lo de retuitear piropos sea lo que más nervioso me pone.

En segundo lugar la gente que insulta.

En tercer lugar el repetir una y otra vez lo mismo.

Si no he querido ir a tu cosa la primera vez no iré a la segunda y mucho menos a la tercera.

Este último error yo lo cometo constantemente.

Estoy tratando de corregirlo.

No prometo que sea rápido.

Pero si te molesta infinito bloquéame y ya está.

Hay unas cuantas cosillas más que no acabo de entender sobre twitter pero las más importantes están en este video.

Échale un vistazo y si te gusta o estás de acuerdo… compartelo, anda.

Ahórrame tener que retuitearlo todo el rato.

Whatsapp

La función principal de “whatsapp” es descubrir a todos aquellos que están mal de la puta cabeza.

Voy a intentar que esta entrada sea un poco más larga pero en realidad podría dejarlo aquí porque creo que casi todos estaremos de acuerdo en la primera frase.

“Whatsapp” debería tener algún tipo de microchip que si te conectas más de cincuenta veces en menos de diez minutos para entrar en el perfil de alguien que no te está escribiendo, envíe una señal a la comisaría más cercana a ti para que la policía pueda ir a tu casa a dispararte en las manos.

Sin explicación.

Sonará el timbre de tu casa, abrirás, un policía te pondrá las manos contra la pared, el otro te pegará un tiro en cada mano y se irán.

“Whatsapp” no ha venido para hacernos la vida más fácil.

Ha venido para que vivamos en una psicosis constante.

Cambiar tu foto de perfil hará que algunos te pregunten que porque has cambiado la foto.

Cambiar tu estado hará que algunos te pregunten que porque has cambiado tu estado.

No conectarte hará que algunos te pregunten que porque no te has conectado.

Pero conectarte hará que algunos te pregunten que porque te has conectado.

“Whatsapp” es un campo de minas.

Lo ha inventado un loco.

El inventor de “Whatsapp” vive en una cueva como la de Batman donde tiene miles de pantallas de ordenador y desde allí controla la última hora de conexión de todos los que tiene “Whatsapp”.

Cuando nos llaman de número oculto, es él.

Nos llama porque hace mucho rato que nuestro teléfono no se conecta a “whatsapp” y quiere saber que pasa.

Si descolgáramos escucharíamos a alguien susurrarnos algo en un idioma inventado.

Pero nunca descolgamos.

Porque hemos inventado esa regla de no coger llamadas de números ocultos.

Esa regla nos hace sentir fuertes.

Poderosos.

Nos hace creer que aún tenemos el control.

Por eso he contratado a un loco que está creando una aplicación nueva.

Es algo que meteremos en todos los teléfonos y hará que te llame quién te llame, en un pantalla ponga:

Número oculto.

Sea quién sea.

No lo cogerás porque siempre pondrá número oculto.

Aunque al final acabaras cogiéndolo.

Y le perderás el miedo a las llamadas desde número oculto.

Pero al principio.

Durante uno o dos días.

A lo mejor no coges el teléfono.

Y ese rato.

Aunque sea corto igual te alejas un poco del teléfono y vives un ratito.

Por desgracia, hasta que la aplicación esté terminada, me temo que el loco que inventó “whatsapp” sigue ganando y está haciendo que nos pasen cosas como las que contamos en este nuevo video de “Un día cualquiera”.

Medioambiente

Hay preguntas que sobran.

Si ves que vacío un carrito de la compra con tantos productos que llenan la cinta corredera ya sabes que necesito bolsas.

Más de una vez he estado tentado de responder:

“No. Mi plan es dejarlo todo bloqueando tu puta caja e ir haciendo viajes al coche”

Cuando yo era más joven las bolsas del supermercado eran gratis.

Y no me vengas con cuentos del medio ambiente porque si te pido diez bolsas me las darás.

Me creería lo del medioambiente si cuando pidiera una bolsa de plástico saliera un grupo de gente a insultarme.

Gente que dice cosas como:

“Ahí está el hijo de puta que sigue pidiendo bolsas de plástico. ¡Sujetadlo y vamos a mearle en la boca!”

Pero eso no pasa.

Lo único que pasa es que si te pido una bolsa de plástico me la vas a cobrar.

0,5 céntimo.

Un precio que nos podemos permitir.

Algo que demuestra que la excusa del medioambiente es falsa.

Si quisieras que la gente dejase de usar bolsas de plástico me las cobrarías a cien euros.

Harías que realmente me pensara el comprarme la bolsa.

Harías que tuviera que hablar con mi mujer sobre esa decisión.

“¿Compramos la bolsa o damos de comer a los niños?”

Si quieres cuidar el medioambiente ve a saco.

A muerte con todo.

Instala francotiradores en la azotea y a todo el que se acerque a tu supermercado con un coche que no sea eléctrico, ordena que disparen a la puta cabeza en cuanto lo tengan a tiro.

Así poco a poco la gente sabrá que vas en serio.

Sé que no tiene sentido que la pregunta “¿Vas a querer bolsa?” me haya cabreado tanto.

Lo sé.

Pero tampoco tiene sentido que cuando te diga que no, me des doscientos putos papelitos contándome la cantidad de descuentos que tendré en mi próxima compra.

Si tienes un supermercado… ¡se coherente!

Adiós

El Quijote

He decidido dejar la educación a un lado.

Solo me ha servido para que gente que me parecía completamente gilipollas piense que me cae bien.

Educación igual a Úlcera.

He perdido la cuenta de los minutos que he perdido escuchando a gente cuya conversación dejó de interesarme en el minuto dos.

Y al revés.

Pienso en todos los minutos que habrá perdido la gente que no me haya dicho que le parezca gilipollas solo por se educados conmigo.

Cada día morimos un poco.

Y eso, amigo mío, aunque te parezca una frase hecha… es un hecho.

Cada décima de segundo que pasa, mueres un poco.

Te acercas a la muerte.

Te acercas a ese momento donde harás un balance rápido de tu vida y morirás satisfecho o deprimido.

Esa será la sensación definitiva.

Imaginemos que realmente es así.

Que al morir, solo nos queda la sensación final.

La sensación que resulta del balance de todas las cosas que has hecho y que no.

Las cosas que no hacemos acostumbran a no ser hechas por dos motivos:

1. – No tenemos el dinero para hacerlas

Monetarias.

Hay muchas cosas que no podrás hacer por un tema de presupuesto.

Pero ese es tu puto problema.

Si te gustan las cosas que no te puedes permitir, eres gilipollas porque no estás disfrutando de las que te puedes permitir así que si al morir te quedas jodido por las cosas que no has hecho por temas de presupuesto, creo que te lo mereces.

Si te ha molestado que te llame gilipollas, deberías volver a leer la parte en la que cuento que he decidido dejar de ser educado.

2.- Eres un cobarde.

Podríamos desarrollar este punto pero creo que todos nos hemos entendido y esto es una entrada de blog donde hay que controlar el número de las palabras según las leyes universales sobre los putos blogs.

¿Sabíais que hay un número correcto de palabras a utilizar en los blogs para asegurarte un mayor número de visitas?

Me parece mágico que alguien se abra un blog para decir lo que le de la gana pero controle el número de palabras para asegurarse que la gente lo lee.

¿Imagináis a Cervantes contando el número de palabras de “El quijote”?

“El Quijote” es ese libro que no hemos leído entero ninguno de los que estamos aquí pero no lo reconocemos.

Y no lo reconocemos por que no sabemos si el que tenemos delante lo ha leido y el hecho de que nosotros no lo hayamos hecho le hará pensar que somos unos incultos.

Y deberíamos tener claro que si a alguien le parecemos incultos por no haber leido “El Quijote” es gilipollas.

1.- Cualquiera que se crea superior solo por haber leido/estudiado/ahorrado/ viajado/ follado más que nosotros… es gilipollas.

Yo no he leido “El Quijote” y no creo que lo lea nunca.

Me da pereza.

Así de simple.

Me da palo leerme “El Quijote”.

No es por el número de páginas.

He leído cosas más largas.

Es algo personal entre “El Quijote” y yo.

Y creo que cuando muera no pensaré:

“Mierda… debí haber leido “El Quijote” en lugar de aquel libro que aunque nadie tenía ni puta idea de que existia, me entretuvo”

Es más…

Si no te gusta leer… no leas.

No creo que al morir pienses:

“mierda! Debería haber leido más”

Porque si ese es tu último pensamiento, creeme que creo que has tenido una vida muy llena.

Un “Debería leído más” no te deja el mismo mal cuerpo que “Debería haber dicho más veces “te quiero””

Un “Debería haber leido más” suena a:

“bueno… pues ya que tengo que decir algo que no haya hecho para poder ser enterrado, diré que debería haber leído más”

Me gustaría seguir escribiendo pero llevo 624 palabras.

24 más de lo necesario para que alguien lo lea.

Perdón.

Mierda!

Termino con 645

Older Posts
Newer Posts