Tag: solocomedia

Tuitcagada

Recuerdo aquellos videos donde alguien ponía la cámara en su salón, aseguraba que era capaz de dar una voltereta en el aire y al subirse a la mesa esta se partía en dos y se daba de boca contra el suelo.

Era un tipo solo en su casa junto a una cámara grabando un momento lamentable de su vida.

Pero si eso pasaba el tipo tenía dos opciones:

1.- Esconder la cinta

2.- Enseñársela a la gente

Pero tenía la opción porque la cámara no estaba retransmitiendo en directo para todo el mundo.

Así que si él decidía enseñar esa imagen era porque él quería.

Valoraba los pros y los contras y tomaba una decisión.

Era libre de gritar al mundo lo idiota que había sido.

Twitter ha cambiado las reglas.

Si no estás alerta, tu torpeza le será transmitida de manera inmediata a todos los que te siguen y ellos se encargaran de enseñársela a los que no te siguen para que puedan seguirte y disfrutar de tus cagadas a tiempo real.

Podría ser algo así como la “Tuitcagada”.

Y eso me lleva a pensar que a Twitter le faltan algunas aplicaciones imprescindibles.

Lo de limitar a 140 caracteres está muy bien pero creo que debería haber un detector que consistiera en:

1.- Si la cagas tres veces te quito 40 caracteres para limitar tu posibilidad de hacer el ridículo.

2.- Si la cagas tres veces más con solo 100 no te dejo poner enlaces.

3.- Si la cagas tres veces más sin poder poner enlaces te quito 50 caracteres.

4.- Si la cagas tres veces más elimino tu cuenta y tienes que hacer un curso si quieres recuperarla.

Pero por ti.

No por los demás.

Por ti.

Para evitar que se rían de tus fallos.

Si yo tengo un amigo que de cinco veces que intenta grabarse saltando, tres veces se cae de boca contra el suelo, le quitaré la cámara y le obligaré a practicar con un colchón debajo.

Porque le quiero y no quiero que se haga daño.

Así que hagamos algo por esas personas que no dejan de cagarla en twitter.

Basta de quedarnos con los brazos cruzados.

Creemos una asociación:

“Tuittorpes”

Si la cagas mucho en Twitter, llámanos.

Cuéntanos tu problema y te ayudaremos.

Somos una asociación sin ánimo de lucro.

Estamos aquí para ayudarte.

Porque si sigues así habrá un día que tu cagada será TT mundial y ya tenemos bastantes problemas en España como para que encima cuando hablen de nosotros en el extranjero sea porque somos idiotas.

Tuitpésame

Sé que hay algo macabro en esto pero me gusta leer los pésames de la gente en twitter porque te da una pista de cuanto admiraban o querían a la persona que acaba de morir.

Hay quién dedica una frase larga y quién se limita a:

“Ha muerto tal. Gran persona. Descanse en paz”

Y me parece bien lo de dar el pésame públicamente.

Creo que tiene más sentido decírselo a la familia pero porque creo que si alguien se me acerca en la cola del supermercado y me dice: “Siento mucho que haya muerto Steve Jobs”… me quedaré raro.

Y sé que el dar el pésame públicamente no es más que una manera de querer llegar a los familiares.

A los familiares a los que el muerto les importaba poco, claro.

Porque si cuando muere alguien a quién quieres, entras en twitter a ver cuanta gente le da el pésame… eres raro de cojones.

Pero lo que me divierte de leer los pésames no es tanto el dar el pésame como el que a veces tengo la sensación de que dar el pésame en twitter se convierte en una competición de:

“Veamos quién suelta la frase más bonita”

Y eso es divertido porque va a morir mucha gente y tendremos que dar el tuitpésame muchas veces lo que significa que más nos vale tener un surtido de frases bonitas con las que impresionar porque sino, se nos verá el plumero.

Está claro que si damos el pésame por twitter, también querremos saber cuantos retweets hemos tenido.

Y cuantos más, mejor.

Son las reglas de twitter.

Y me extraña que nadie haya dado el pésame y al terminar haya puesto un:

“(…) RT si te ha emocionado”

Antes de que existiese twitter estoy convencido de que enterarse de la muerte de algunas personas se limitaba a un:

“¡Hostia! ¿se ha muerto este/a?”

En algunos casos incluso:

“¡Hostia! ¿Pero este/a no estaba ya muerto?”

Y seguías con lo tuyo.

Pero en twitter no puedes poner eso.

No puedes poner:

“Pues yo pensaba que ya había muerto hacía tiempo. RT si tú también”

Y menos si eres un personaje público.

Porque tienes que quedar bien.

Así que hay que emocionar.

Y me gusta imaginarlo como una competición porque me gusta creer que hay gente sentada frente al ordenador que al leer el tweet de alguien dando el pésame… se enfada.

Se enfada en plan:

– ¡¡Hijo de puta!! ¡¡Que bonito ha sido eso!! Está claro que ahora no puedo poner lo de “al menos en el cielo hoy sonreirán con su llegada” porque es menos bonito que lo que ha puesto este hijo de puta –

Pero es divertido.

Sobretodo porque cuando muere un familiar nuestro no tenemos frases tan bonitas, coño.

Cuando murió mi abuelo me limité a un:

– Que putada –

Pero no pensé si el cielo se alegraría con su llegada ni si los lápices de su mesilla habrían llorado por las palabras que ya nunca escribirían.

Pero igual eso solo me pasa a mi.

Lo importante es que hay que ir pensando ya en lo siguiente.

Porque lo del pésame ya se está quedando antiguo.

Lo siguiente yo creo que será twittear tu última frase.

Lo siguiente será aprovechar tu último suspiro para decir:

– Dame el móvil. Quiero twittear que me muero en dos segundos –

Y los que estén junto a él pensarán:

– ¿En serio va a twittear en lugar de mirarnos a los ojos y cogerme de la mano? ¿En serio quiere más a esa gente que no conoce de nada? –

Y saldrán de la habitación.

Y el tipo morirá solo.

Bueno…

Solo no.

Abrazado a su teléfono y contando cuantos RT tiene su último suspiro.

Busquemos la tara

Busquemos la tara será un programa concurso donde los concursantes no sabrán a lo que han ido hasta que estén allí.

La idea es sencilla:

Un grupo de hombres y mujeres se apuntan a un programa de televisión para encontrar el amor.

En general son jóvenes, a primera vista no dan asco e incluso algunos consiguen hablar durante un minuto pareciendo medio coherentes.

Harán una presentación hablando a cámara donde dirán lo que buscan en la otra persona.

Pedirán cosas como:

“Que sea extrovertida, agradable, cariñosa, simpática y que esté dispuesta a sentar la cabeza porque ya estoy cansado de rollos de una noche que no llevan a nada”

Y ofrecerán cosas como:

“Soy cariñoso, atento, siempre estoy riendo, amigo de mis amigos, quiero a mi familia muchísimo y soy muy sincero”

Todo parecerá normal.

Gente joven, guapa, con valores y ganas de compartir su vida con alguien.

Y después de las presentaciones, el presentador/a dirá:

– Pues ahora que ya los conocemos a todos y a todas llega el momento de descubrir… ¡¡¿Dónde está la tara?!! –

Y mientras el público aplaude y corea al unísono un “¡¡¿Dónde está la tara?!!”, se levantará un telón y habrá un jurado donde por supuesto estará Santiago Segura que tendrá que descubrir precisamente eso:

Donde está la tara.

Podrán hacer toda la clase de preguntas y hablar con la gente de su entorno para descubrir donde está la tara.

Y el primero que descubra donde está la tara ganará tres mil euros que podrá donar a una ONG o quédarselos.

Porque no nos engañemos.

Si eres joven, guapo, inteligente, con valores y con ganas de formar una familia pero tienes que ir a la tele a gritárselo al mundo es porque tienes una tara.

Y no me digas lo de “Es que en realidad soy muy tímido y me cuesta acercarme a las chicas” porque acabo de verte en un video abrazando a un árbol para decir que te gusta la naturaleza y que te gustaría tumbarte con la chica de tus sueños debajo.

Así que no me jodas.

Sé valiente y cuando vayas a un programa de buscar novia y tengas que hacer el video de presentación, ten los huevos de acabarlo diciendo:

– Sé que tengo una tara. ¿Me ayudas a encontrarla? –

Newer Posts